24 junio 2012

Masoquismo nivel jackass

Hola, hoy vengo a tocar un par de temas (bueno ya 3), que para algunos, aunque les genere una úlcera gástrica, adhieren de manera efímera o permanente a su vida diaria, trabajo, hueveo tiempo libre y que probablemente te sentirás identificado/a con alguna de estas situaciones y utilidades contemporáneas que a veces, nos simplifican la vida.
Decidí hacer este post luego de haber compartido una lata de atún con la gata, 2:20 am, me senté en el sillón de lado de la ventana con una taza de café helado y siete nuggets perfectamente doradas a escuchar las noticias repetidas de la tarde por Canal N, cuando recordaba aquella noche en los barandales de Larcomar fumando un puro bastante suave mientras ella observaba el humo que se perdía ante sus ojos y preguntándome en tono vivaracho: ¿A qué sabe?
A lo que yo, con la astucia y tino que me caracterizan (déjame ser es mi blog), extendí la mano y le ofrecí una piteada; porque no hay mejor que la tentativa para construirse una opinión más sólida y precisa respecto a algo.

Toda esta presentación de power point mental fue interrumpida por el chasquido de unas llaves que penetraban la cerradura de la puerta, seguido del atroz acto de encender todos los generadores de iluminación (1 TV y 6 focos) del departamento. Existen gatos que se llevan mejor con el agua que yo con la luz. Soy el Dominic Purcell de tu Blade Trinity. El vegano en tu KFC . Encuentro molesto, insano, letal, los lugares muy y mal iluminados. Me ocasionan ceguera temporal y una jaqueca equivalente a un fin de semana en cantidades navegables de alcohol; llegando en algunos casos a usar gafas oscuras para mitigar el espectáculo cual fenómeno meteorológico nocivo para la salud visual. Bueno Empezamos:

1.- Cuenta de Facebook


Le echaba de menos a la chica, ojo, así que cogí la laptop, entré al Facebook y ahí se encontraba. Online. El cursor se acercaba a la bolita coqueta de color verde al lado de su nuevo avatar y comenzamos a parlar. La verdad no sé para que inicio sesión mentira, muero por charlar con ella, porque tengo mejores cosas que hacer como ordenar mi colección de discos alfabéticamente u observar el crecimiento del pasto, pero sinceramente me chupa un huevo tengo sin cuidado el hecho de que Tomasita pasó de "soltera" a "tener una relación" con Segismundo. Porque, flaco, flaca, en primer lugar, le importa más a un grupo de jabalíes en Tayikistán tu estado civil de Facebook. Y segundo, eso no hará tu relación menos aburrida caótica o que tu media mandarina permanezca contigo hasta el día del juicio final; y no estoy enumerando a todas sus friendswithbeneficts, gileos trampas, agarres, compañerascoitales amigas leyendo semejante parodia por que las cifras se ponen más preocupantes que la economía europea. #ForeverCachuda/o
Tenemos a este otro sujeto, con alma de periodista y vocación de notengootramejorhuevadaquehacer urraco, que te informa hasta de los pedos que se tira, publicando sucesos sumamente trascendentales como: "me levanté con el ojo pegado", "recién almorzando viendo Lima Limón", "me dio hipoooo". Está este otro espécimen que se la pasa publicando frases como "estudiando para el examen de mañana", "muero de sueñooo" (siendo 4:39 am), "full en la chamba". Es decir, WTF, si Segismundo está tan afanado con su chamba, estudiando para su parcial de física nuclear o se caga de sueño, que carajos hace spameando el timeline de los demás y no se va a dormir de una puta vez. 
Nunca falta el filósofo, este patita con complejo de Sócrates mezclado con el Cuy mágico. Es tan enigmático el huevón que el código Da Vinci es un chiste al lado suyo. Se la pasa escribiendo pichuladas disparates como: "para poder entender, tienes que comprender", "el pasado ya no es, el futuro aún no es y el presente casi no es", "comer es inevitable pero sufrir de amor es evitable". Entoncesa mi solo me queda pensar que este broder antes de redactar estas citas, se fuma un filtrante de uña de gato, googlea las frases o las encuentra en un foro de Yahoo! Respuestas. 
Tenemos también al políglota, este individuo se caracteriza por cagarelespañol usar un lenguaje subnormal agramatical, exótico, al puro estilo del amixer: "mAz nAki pA tu k3NtaKy ia thu zaeeh", "zoii thu t3rr0r pezh i lo zaeEh". En un momento de cordura puedes pensar que estás leyendo una adaptación de árabe fusionado con sánscrito y una pizca de escandinavo. Pero no. Es producto de años de un arduo y sacrificado trabajo que dio fruto a esta diarreaverbal habilidad lingüística. Por lo general, tras esta lengua subliminal suelen estar mototaxistas, pandilleros, adolescentes de clase media con problemas psicológicos, entre otros de la misma tribu urbana y coeficiente intelectual de un cactus.
También está el profeta, tal como lo dice su nombre, este compadre es el ciber Mahoma del siglo XXI. Si Nostradamus se casara con Josie Diez Canseco probablemente éste sea su hijo; algunos tienen complejo de meteorólogos, se la pasan casi siempre pronosticando el Clima de mañana o si habrá alguna catástrofe en el medio oriente. Generalmente pienso que estos se leyeron el Corán completo y se pusieron a comer pasto o son amigos íntimos de Abraham Levy.   
Está también el religioso, este otro espécimen cree que compartiendo fotos de la Virgen, coros de cánticos de misa matutina, versículos bíblicos o salmos con imágenes del Papa, lo hace un cristiano más devoto, lo vuelve candidato a la canonización o tendrá más vara para entrar al cielo. ¡Santas barbas de los reyes magos! sigue así chulls, sin duda San Pedro te abrirá las puertas.
Pero ninguno se compara a mi favorito: el bioéticoel que la pega de ambientalista, el que se computa accionista de la "World Wildlife Fund". Se pone un enorme cartel de luces neón en la frente con la frase "Save The Pandas" y se convierte de la noche a la mañana en un abnegado protector de derechos de los animales y el medio ambiente, una pseudo y anticuada versión de "Captain Planet" que se pasa esta vida pixeleada compartiendo cual foto de animal con las tripas afuera se le cruce por su timeline; porque según él, compartiendo eso, está salvando a un Koala.

SURE

Finalmente, usuarios de esta red social, hagan buen uso de la misma; ya que esta pantomima no distingue sexo y pueden encontrar tanto hombres como mujeres cayendo en estos ridículos papeles. 


¡Por amor a la vía láctea! ¿Para eso quieres Facebook?


Bueno dejando un poco el tema caraibro de lado, ahí me encontraba, ya sin el café, sumergiéndome en la red por una sola razón, una sola persona, navegando en el noctámbulo ciberespacio desde la comodidad de mi sala, con gafas negras en plena oscuridad del ante merídiem, chateando con la dueña de mis pensamientos, la apoderada de mi sistema somatosensorial, me sentía un rehén de sus palabras, adicto a ese virus incurable que es su voz.

Algunas horas después casi amanecía, así que fui a acicalarme para ir a la universidad. Desayuné y salí. En el trayecto compré un par de panes de yema, los cuales al comerlos, noté que eran casi tan pequeños como una karamanduka; fue ahí cuando me sentí estafado por la panadería -recién noto que cada vez los hacen más pequeños y venden más caros-. 

2.- Las compras semanales

El día pasó algo rápido  quizás mi mente engañada por el hecho de ser Viernes, llegando las 7 de la noche aproximadamente, recordé que debía ir al supermercado. Detesto hacer compras, peor si es acompañado, más aún en el super, y mucho más aún si es fin de semana. No como cuándo era niño e iba con mis padres, llegaba a el área de los pescados y al verlos tan limpios, quietos, y simétricamente ordenados sobre esos enormes trozos de hielo, me acercaba cual niño travieso y presionaba el ojo del que me parecía más interesante. Pero ahora no. Ahora me jode ese aroma. Me joden los sensores de la entrada que suelen sonar injustamente solo cuando ingreso -mas no cuando salgo-. Me impacientan las colas, especialmente las de las cajas rápidas, ver personas con más de diez productos frente al cartel de "Caja Rápida" desarrolla en mí un cuadro de depresión clínica. Me desespera la gente maleducada y sus imprudentes carritos estacionados en medio de la estrecha vía de los embutidos y zona de lácteos. Me agobia el bendito cartel de "Estimado cliente, sírvase pasar a la siguiente caja por favor" (habiendo veinte cajas, menos de la mitad están operativas), me estresa la expresión facial de mellegaalhuevoestachambayparaconchanomepaganbien aburrimiento del cajero nuevo, que por cierto es más lento que un Windows 98 y tiene al lado un plastificado pergamino de precios, ofertas y códigos binarios mezclado con jeroglíficos debido a que el huevón lellegóalpincho no asistió a la capacitación o no prestó atención. Menos mal ese día, gracias a alguna extraña alineación de planetas o justicia divina, fue todo lo contrario.



No sé porqué sentí un breve flashback... 

3.- Tu gata en celo

Llegué a casa y al entrar, escuché un sonido tan imponente como la melodía del comercial de la Limonada Markos (click aquí si no lo has visto, pena me das); era la gata maullando en una posición seductora. Estaba nuevamente alunada. ¡Santas brujas de salem! había empezado nuevamente mi martirio.
Tenía que poner orden, enseñarle quién manda acá. Así que con un "Eye of the tiger" de soundtrack imaginario y en un acto de hemorragia masiva de neuronas, me armé de valor; me acerqué, la acaricié, le di alimento, jugué, e incluso intente dialogar con ella y estipular un acuerdo, pero todo fue en vano. Seguía haciendo esos ruidos satánicos y retorciéndose en el piso. 
Ya, luego del fracaso de la operación titulada "El exorsista I, II y III", fui a encerrarme resignado en mi habitación contra mi voluntad, cual púber castigado hasta que se duermiese el jaguar que yacía en mi sala.
Me había convertido en una versión light de Keanu Reeves en "Constantine" y estaba sufriendo una parálisis en la mitad de la cara, palpitaciones cardíacas al ritmo de los beats de Skrillex y dispuesto a putear en 7 idiomas distintos a quién osara acercarse. No sabía si reír, llorar, gritar, vomitar, buscar la cámara escondida de videomatch, esperar que Ashton Kutcher salga de mi ropero con una trollface épica, golpear a alguien, llamar a la policía, volverme monje y/o lanzarme por la ventana de mi cuarto piso, cuando de pronto, alguna fuerza cósmica hizo que el lince salvaje se callara.

Algo así se sentía la condenada.

Apoteósico procedí a evacuar mi guarida, hacerme un café, echarme en el sillón largo y fumarme un Marlboro light. Había finalizado el tormento. Estaba tan tranqui, tan relax como para publicar un video de Bob Marley en Facebook y pensé, en de qué manera sobreviví a éste episodio erótico/infernal. Atiné a jurar solemnemente por todos los apóstoles, Dios, la plata, y la Constitución del 79 que de volverse a poner en ese plan, le consigo un gato y que la preñe se enamoren, así dos personas intenten acribillarme luego.

2 comentarios:

  1. muy buen blog hermano.. y este post es sobresaliente. La descripción de los especímenes del facebook es genial. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marcelo, siempre hay gente así creo que la mejor manera de erradicarlo es llevándolo a la sátira, saludos.

      Eliminar

Tu opinión: