26 julio 2012

Andrómaca

Juntemos nuestros astros para formar lo etéreo,
porque cuando percibo su energía no existe inalcanzable,
se dibuja el sol en su mirada y fascinado la contemplo.

Está observándome desde la cima
así hurto cada uno de sus respiros,
perpetrados en cada movimiento
de aquella mujer que se aproxima.

Ahora que soy dueño de su espina
he reclamado al sultán de sus deseos,
y nos volvemos tan eternos;
mientras su silueta danza
al compás de la lascivia.

Asesíname las veces que sean necesarias
en aquél ritual pasional y furtivo,
donde el pavor ha perecido
entre tus celestes manos,
a las cuales me he sumido.

Ámame sin piedad que el tiempo es humo,
te invito a seguirme en un viaje a lo prohibido,
que en este aterrizaje, con tu aroma me perfumo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión: