12 septiembre 2012

Indignado de los indignados

Era inevitable escribir sobre esto. Podías apreciar los noticieros nocturnos, la radio, una conversación fortuita en la universidad y hasta las redes sociales, cargadas de pseudonoticias sobre temas irrelevantes del día a día en nuestro País. Estas "noticias carapulcra" como me gusta llamarlas, que lo único que hacen es tener a gente que no tiene un carajo qué hacer está desinformada respecto al tema, opinando sin base alguna y condenando el hecho a su juicio traicionado por la escasez de cultura.

Gracias a ese fragmento de información que te brinda el medio en cuestión,  las personas pueden crearse una opinión sólida e imparcial -aún sin ahondar en el tema-, tan sólo viendo una acalorada riña en Facebook, un tweet, o el programa de Carlín. Son medios a los que si les da un buen uso, pueden llegar a ser potentes armas de información colectiva, como también te pueden vender una novela viral; la cual, se convierte en el titular de la semana y hace que tengas que hablar de ella el resto la misma e indignarte sin tener todo el contexto de la información del tema en cuestión. Porque claro, como tú eres paladín de la justicia, futuro cardenal de la ciudad, la moral hecha ser humano, tienes todo el derecho de sentenciar en base a tu criterio de pollo vasto conocimiento y hacer uso de las redes sociales para indignarte y compartir tu tan virulenta opinión con el ciberespacio.

Indignarse de los chibolos nihilistas discriminadores de  filtros de cámaras que les “llega al pincho” todo #SeguramentePapáLosTocabaDeNiños está bueno, ya, pero estás tan hostigado con este rollo del racismo y la discriminación, que tu opinión debe de ser escuchada leída a como de lugar y sin darte cuenta –a no ser que tengas doble moral y lo hagas adrede- estás cayendo en el mismo juego ridículo, absurdo, de mal gusto, penoso, de calificar a los agresores como “gringos”, "pituquitos", "blanquitos"; no sé si te habrás dado cuenta pero terminas siendo casi tan miserable y nauseabundo como ellos. #PorEsoSomosTercerMundo #PorEsoNoVamosAlMundial Te indignas por unos árboles que nunca fueron talados en el Campo de Marte, echándole toda la mierda posible a Mistura, actualmente uno de los festivales bandera que mejorará la infraestructura del lugar, dará trabajo a cientos de peruanos y generará altos ingresos en lo que le queda de tiempo. Pondría gráficos, cuadros estadísticos y demás información verídica que poseo pero ya sería otro post.

Te indignas por el gato del parque Kennedy cuando probablemente tengas una mascota mal tratada en casa que en ocasiones ni recuerdas su existencia. Te indignas por los Boras, seguramente a raíz del escándalo te enteraste de la existencia de esa tribu. Te indignas del muchacho provinciano que no le dejaron entrar al UVK teniendo entrada en mano, cuando de seguro cuando vas al cine de Jockey o Larcomar te burlas insidiosamente, hablas mal a sus espaldas, choleas. Te indignas de Claudio Pizarro por haber fallado un penal, te juras comentarista deportivo, cuando tocas una pelota de fútbol una o dos veces al año, pero es un futbolista profesional, para eso se preparó toda su vida dirás, sí, pero no sólo puedes ver los errores, porque hasta a los mejores les pasa. Te indignas de nuestros atletas que no llevaron ni una medalla en estas olimpiadas cuando tú cabrón/na no mueves ni un puto dedo por el deporte nacional, el único abdominal que haces es cuando te levantas de dormir y tienes la concha del tamaño del Titicaca para quejarte del deporte nacional tal cual como pasó con el partido de ayer con la selección Argentina. Te indignas de la apedreada a la selección Argentina, cuando en casa, antes, durante, o después del partido llamas a Messi y compañía enano narizón hijueputa y tienes una dadivosa lista de insultos fascistas para ellos.


Hay que rescatar el ingenio que tienen algunos para estas parodias.

Y éste fue el procedimiento de como ahora las personas llegan a indignarse de cualquier titular que los medios les vendan. Y no es que me queje, reniegue o haga una sátira de la sociedad peruana respecto a la información que uno decide -porque ahora con Internet y demás, uno elige qué leer- recibir y profundizar posteriormente. No. Empero por lo menos no seas otra persona hipócrita, con doble moral, como aquellas que se indignan de todo y no hacen absolutamente nada para cambiar esa situación. Fácil es indignarse, fácil es criticar, fácil es compartir imágenes airosas de protesta en Facebook, fácil es sentarse y gritarle tus disconformidades a la TV. La mejor forma de enseñar siempre será con el ejemplo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión: