23 mayo 2012

Reina del Alba



Disgustado, se hallaba sentado sobre el peldaño, en algún bancal del edén.
—¿Por qué sigues aquí? —preguntó fatigado— márchate, no esperes que alguien te reconozca.
—Necesitas compañía —respondió ella, con voz firme y una mirada magnánima que perseguía los ojos de su interlocutor—, sé que es una delicada situación y en este momento te encuentras desequilibrado.
—Gracias, pero estoy bien —en tono perplejo, respondió el infeliz—, prefería estar solo, debo ordenar algunas ideas antes de partir.

El disimulado viento acariciaba suavemente la piel de la pálida muchacha; congelaba sus huesos. Con sus largos cabellos solares permanecía quieta. Era de piedra y así contempló fijamente al individuo durante la mayor parte de la noche. Se atrevió a aproximarse para poder sentir y desempolvar sus inmundas manos; mas aún para sentirlas, empero antes que pudiese rozarlas fue interrumpida.
 —Creo que será mejor que me vaya —dijo lenta y cuidadosamente mientras se ponía de pie—.
 —¿A dónde pretendes ir en ese estado? —exasperada, preguntó la bella muchacha—.
 —¡Mi destino es banal! —exclamó el sujeto— tú debes volver, no ganes más problemas de los que ya tienes mi buena amiga.
Se podía apreciar cierto pavor en el delicado rostro de la muchacha, ergo en cada palabra que emitía se traducía en frenesí.
—Pareciera que solo a mí, me preocupa ésta situación —dijo indignada—, también necesito saber hasta dónde nos lleva esto.
El la miró a los ojos e hizo un gesto incitante con su apático rostro, y sin decir palabra alguna se pusieron de pie y deambularon por horas. Horas tras horas por las sombrías calles del averno, y el silencio era pieza imprescindible de la velada.
Se detuvieron momentáneamente en un extraño callejón para que ella encendiese un habano. Una vaga luz amarillenta, generada por una vieja farola, iluminaba parte del rostro del siniestro.
—Me sorprende saber que aún estás aquí, ¿eres consciente de que podrías terminar aun más perjudicada? —preguntó mientras la observaba—.

La mujer guardó los cerillos en el bolsillo interior de su abrigo y tras varios segundos de procesar el tabaco en su cuerpo, frunció el ceño y le echó una entrecerrada mirada al iluso.

—Por supuesto que sí —respondió con seguridad, exhalando el humo por sus delgados y perfectos labios en forma de silbido—, pero insisto, tengo que saber cómo va a sellarse esto.

Continuaron alejándose de aquel grisáceo y tétrico lugar hasta llegar a un callejón cercado por una malla de metal; sin embargo, aún así, la treparon y saltaron hacia el otro extremo. Salieron hacia una estrecha avenida que se encontraba totalmente vacía, y a menos de cien metros se divisaba un grifo abandonado. Había un viejo auto blanco estacionado frente al mismo y se aproximaron sigilosamente.
—No pretenderás hacer lo que estoy pesando, ¿cierto?
—Es exactamente lo que haré, amiga mía —susurró plácidamente, con la mirada fija en el enorme astro que pintaba la escena, mientras caminaban hacia el solitario vehículo a pasos vacilantes—.
Retiró una delgada horquilla de su maletín, y la usó para abrir la puerta del coche, sin embargo la treta no sirvió para lograr encenderlo. La llegada del alba estaba cada vez más cerca. El cielo negro, como el ojo de un cuervo, se tornaba gris, y la intensidad del frío aumentaba en la penumbra; no obstante, continuó su travesía. Ella le acompañaba, caminaba a su hombro izquierdo espiándole de reojo.
—Pese a todo lo que ha sucedido, creo que eras la persona indicada para la tarea. —dijo la cada vez más pálida mujer—. Su compañero hizo caso omiso a las frívolas palabras de la muchacha y caminaron. Caminaron hasta llegar a un largo puente. Atravesaron el angosto y descendieron los incontables escalones que lo procedían hasta llegar a una cumbre arenosa, que una vez sometida, se lograba apreciar el océano.

El aroma de la brisa penetraba sus sentidos. Hubo un silencio eterno que fue interrumpido por el discordante graznido de una bandada de gaviotas. Sin cruzar las miradas, ambos se acomodaron en la orilla. Liberándose de sus mugrientas vestiduras, el extraño sujeto procedió a sumergirse en el infinito abismo azul y una vez purificado volvió junto a la muchacha, la cual le esperaba sentada con las piernas recogidas y sus brazos protegiéndolas. Pulcro, abrió su gruesa maleta y retiro de ella un pantalón con una camisa blanca, pulió sus botas y se vistió. Pasó una turbada mirada sobre sí mismo y con una expresión nauseabunda en su rostro dijo:

—Que importa cuán impecable pueda verme, si las máculas del pecado siguen grabadas en mi alma.
—Hasta ahora no te has quitado esa idea de la cabeza —entre risas, se expresó la mujer—.
—Has llegado muy lejos —dijo el sujeto—, ahora debo continuar solo. Ya es hora que te marches.
—Sabes que no será así —respondió la muchacha de cabellos dorados, con una retorcida sonrisa y prestando más atención a la arena que el viento hurtaba—.
Se levantaron y vagaron junto a la orilla. El elegante pero despiadado hombre, chasqueó los dientes y acompañado de una mueca, encogió los hombros. Tenía una espalda ancha, por ende, el gesto era considerable.
—Yo sé que mis acciones carecen de integridad  —dijo el extraño mientras mantenía la mirada sobre el ya grisáceo firmamento—; sin embargo, pese a mi lamentable estado de acedia, se que…
—¡Silencio! —interrumpió Janice— no infieras cuando absolutamente nadie te ha visto. Nadie está enterado, aún hay tiempo y podemos escapar.
—¿Podemos? —respondió sorprendido— no pluralices  —corrigió y giró su cuerpo hacia ella señalándola con el dedo índice—, cuando la aurora se pronuncie, partiré solo —añadió—.
—Me temo que eso no podrá ser —respondió efusivamente y se detuvo—, me llevarás siempre contigo aunque no lo desees.
—¿Cómo es eso posible? —preguntó, con una expresión de asombro en su rostro— si sepulté tu cuerpo diez metros bajo tierra...

20 mayo 2012

Borges

...El hombre, un día, emergió del sueño como de un desierto viscoso, miró la vana luz de la tarde que pronto confundió con la aurora y comprendió que no había soñado. Toda esa noche y todo el día, la intolerable lucidez del insomnio se abatía contra él. Quiso explorar la selva, extenuarse; apenas alcanzó entre la cicuta unas rachas de sueño débil, veteadas fugazmente de visiones de tipo rudimental: inservibles. Quiso congregar el colegio y apenas hubo articulado unas breves palabras de exhortación, éste se deformó, se borró. En la casi perpetua vigilia, lágrimas de ira le quemaban los viejos ojos...

Lima la convenida, Lima la despistada

Llámame loser, emo, poser, chiquipunk o el primer adjetivo que evoque tu mente; pero puta, si no lo escribo yo, no lo leeré en ningún sitio. Pignoise es una de las carentes bandas de punk rock en español interesantes y "digeribles" que supieron mutar e innovar estos los últimos años, sin perder toque de su singular estilo que los caracteriza. Son de los típicos grupos happy punk que suelen trascender en el ámbito underground y dar un gran salto a lo comercial (véase Nofx, Blink 182, Green Day, Sum 41, Good Charlotte, New Found Glory, etc) que con canciones efímeras, melódicas y divertidas, han logrado mantener entre sus seguidores un público bastante heterogéneo. 



¿Un genio no?

El tema es interesante por donde lo veas, una de las razones viene a ser el hecho que visitarán nuestra capital este 31 de mayo pero no como estelares del cartel, nada mas y nada menos que a "telonear" -sí, telonear- a la destacada banda -también española- Hombres G (desde ahora HG), que si no me equivoco tocan en Lima ¿una o dos veces al año? Entonces, reflexionas y te preguntas: ¿Que hace Pignoise teloneando a esta banda de tíos veterana banda popera? Es decir, esto me lleva a dos conclusiones: la primera, los señores organizadores del evento no tienen ni puta idea están informados sobre el vasto trecho que divide los géneros musicales de ambos conjuntos; y no porque uno sea mejor que el otro, sino porque sería como ir a un restaurante y te sirvan ceviche con un huevo frito encima.
Como segunda opción, estoy obligado a suponer que los compatriotas vienen de coña e invitaron a sus amigos -en este caso Pignoise- a tocar en un concierto Miraflorino. Empero, estoy completamente seguro que el público que pagará su entrada para ver a HG, asiste al evento justamente por eso mismo: para ver a HG, bailar, tomarse unos tragos y basilarse un toque; e insisto, el público mainstream de HG no va saber apreciar, disfrutar, mucho menos tendrá idea de quienes son Pignoise y será una lástima por la mala impresión que se llevarán estos muchachos de la escena Peruana.


Expresión facial de un fan de Hombres G durante la apertura.

Si Pignoise quería hacer una gira "relámpago" por Sudamérica -he visto que además se presentarán en algunos países limítrofes- deberían haber organizado un evento siendo ellos el estelar y tocar la puerta de bandas de su gama polifónica ya sean 6 voltios, Estado de Sitio, Futuro Incierto, 40 gramos, etc, para que abran su concierto; debido a que tenemos un abanico musical muy extenso en lo que a bandas subte se refiere -si mi banda de happy punk siguiera con vida, con gusto haría todo lo posible por tocar con ellos-.

El segundo punto que quería tocar sin ahondar en detalles, es la falta de interés de los medios de comunicación, y no me refiero a la televisión o las radios, porque todos sabemos que en cuestión de reproducción o difusión eso siempre ha sido una pendejada es tema de toda la vida, cito a los portales, blogs, foros, etc que suelen informar sobre la llegada de estos artistas under a nuestro País. Yo me enteré hace unas horas, por un comercial de TV, luego indagué más en el asunto y me enteré que no solo tocarán en el CC Maria Angola, si no que también se van para Cuzco y Arequipa. Es decir, viene el agarre de uno de los Jonas Brothers y le hacen una alucinante y hostigante campaña publicitaria con un mínimo de 6 meses de anticipación, y a estos grupos que los sigan pasando por desapercibidos, qué penoso es todo esto. Y repito esto no es cuestión ni de manager ni de billete, mi dedo acusador sigue apuntando hacia los medios.


15 mayo 2012

Y se llama Perú

Sobre el vasto sillón de la sala, una gris, trivial y silenciosa tarde -hola y gracias otoño-, terminaba mi almuerzo oyendo las noticias de la televisión, y cerca de la laptop empecé a vagar por la red. Chequeaba en Youtube una vieja e incomparable presentación de la mítica Nirvana, cuando fui seducido por esa bendita lista de videos en el panel derecho de la pantalla. Abrí un Stay Away en el Reading de 1992 y no me había percatado de que estaba hosteado por el popular website y canal de difusión de musiquita mainstream: VEVO.


El típico mensaje que negrea tu localidad. By VEVO

Ya aumentado el video, me topé con una molesta publicidad de la cual te la meten hasta por donde el sol no te llegue debes esperar cierto tiempo hasta que salga el botón para poder omitirla, si no quieres comerte cual jodida propaganda -sí, desde que Youtube es propiedad de Google, se volvió sinónimo de publicidad-. Decidí esperar entonces, para omitir y así poder ver a Kurt en acción, pero OMFG me dí con la grata sorpresa de que la publicidad hablaba sobre Gladys Tejada Pucuhuaranga, ¿no sabes quién es? La primera atleta Peruana (procedente de la provincia de Junín) clasificada y próxima partícipe de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. El spot no dura más de 3 minutos y la madre de la destacada deportista narra detalladamente como nuestra atleta logró la clasificación y de qué manera desarrolló su interés por el deporte. También se expone nuestro bello ecosistema de la Sierra Peruana, lagunas, andenes y pueblos nativos.

El video es patrocinado por la conocida multinacional de bienes de consumo P&G (Procter & Gamble) a vísperas del Día de la Madre, con objeto de demostrar cómo a pesar de la escasez de recursos económicos y el descontrol natal, una madre, hace todo lo posible por salir adelante con sus hijos; asimismo dar a conocer brevemente la historia de nuestra dedicada y optimista atleta Gladys.
Finalmente se cierra la presentación marketeando pasando rápidamente logotipos de algunas de las marcas que produce y distribuye esta corporativa y añadiéndole un corriente mensaje, alusivo a todas las mamas en su día.

Entonces, si dejamos el tema del orgullo y prestigio nacional de lado, y nos ponemos a pensar en lo paja que resulta el simple hecho de que poco a poco se sigan dando a conocer y destacar -de manera internacional-, nuestros compatriotas en diversos ámbitos culturales y no nos quedemos resumidos en Kinas, Pizarros, Mulanovichs, Acurios, Vargas Llosas, etc, etc... porque actualmente tenemos un competente amalgama cultural de gente jodidamente exitosa y talentosa que podría seguir toda la tarde escribiendo una bendita lista.

En conclusión, nuestra lección de hoy sería: "Si buscas videos de Nirvana en Youtube no omitas la publicidad" ¿no?, bueno quizás: "Los anuncios de Google son positivos siempre y cuando tengan como objeto a Kurt Cobain" tampoco... entonces podría ser: "VEVO fomenta la difusión del Grunge y los Olympic Games London 2012" ok no. Pero sea cual sea el fin, objeto o mensaje, es el mismo.
      

Soy malo en lo que hago mejor. Y por este don me siento bendecido.
Cobain