23 noviembre 2012

"Todos somos iguales": La gran mentira que muchos se han venido tragando

Cuando llegué a casa, la televisión estaba encendida en un programa farandulero de las onde de la noche (no suelo ver televisión pero eventualmente permanece encendida), me serví algo de cenar y encendí la laptop, cuando de pronto oí muchos gritos incómodos, estridentes, vocingleros; eran los de una exvedette y sus dos parejas. No tenía ni la más puta idea de lo que estaba ocurriendo, empero quedé tan estupefacto, observando y oyendo las pichuladas incoherencias que emitían los señores en cuestión; las instigaciones y preguntas idiotas torpes del conductor; y el nivel ameba de la intelectualidad de la señora, era muy evidente. 
Me pasó algo sumamente extraño, sentí nauseas de ver eso en la televisión, pero más fue el hecho de haber pensado que hay gente viendo y aplaudiendo con infame júbilo este espectáculo.
Fue tan profundo el asco que tuve, que vomité lo que estaba comiendo, fui hacerme una taza de café y al regresar donde estaba la laptop, cambiar el canal de la televisón a cualquier otro que no fuese ese; pillé una entrevista a una psicóloga chilena y lo dejé ahí. Se supone que ésta psicóloga ha estado dando conferencias en un local de Miraflores (Maria Angola) y sólo se quedará en Lima hasta este fin de semana. Estuve muy atento prestando atención porque tocó un tema de interés personal que es la igualdad de sexos. En sus charlas está presentando una exposición titulada «¡Viva la diferencia!», el simple título me pareció estupendo y en ese instante tuve la idea de crear un software para grabar esa charla en un microchip e insertarlo dentro del cerebro de todos los seres vivos de este planeta. Obviamente sólo fue una idea, debido a que no cuento con el presupuesto y tiempo necesario para perpetrarla; el punto es, que toda mi filosofía sobre el hombre y la mujer, y todo el chongo debate interno que tengo sobre la igualdad de sexos, ésta mujer logró resumirla en un título, en una entrevista, en una idea, una idea admirable. Me pareció espléndida. La igualdad de sexos es algo que nunca se ha dado y nunca se va a dar. Tampoco tiene porqué darse. Nunca seremos iguales y las feministas tienen que empezar a aceptarlo, ¡Estamos en el siglo XXI, por favor!. Hombres y mujeres estamos felices y contentos tal cual; y los que no, pues mutan en su sexualidad, se transforman en homosexuales en busca de esa felicidad oculta, fortuita, opaca causada por estereotipo social. Por lo que es y no es moralmente correcto; a todo aquel que busque y luche por la felicidad propia,  yo le aplaudo, me parece magnífico. Es por eso que detesto las ideas feministas, no comparto nada relacionado al feminicidio, lo mismo aplico para los hombres. Somos completamente adversos, física y psíquicamente.
«La magia de ser mujer y la realidad de ser hombre» es el título de una investigación que le ha tomado más de 5 años de estudio realizar y es algo que deberían empezar a tomar en cuenta muchas personas en el globo, especialmente en latinoamérica.

05 noviembre 2012

Evocar su sonrisa

Te echo de menos en cada suspiro. 

Tus ojos oscuros son mi dolor favorito. 
Esta tarde te tengo y no te tengo. 
Esta tarde sin ti ha sido un siglo. 

Te ves perfecta en cada una de tus imágenes
Empero tú eres mejor que todas ellas. 
Te quiero ahora y te quiero para siempre. 
Mi vida no estás sola, recuerda, te pienso siempre. 

Eterna compañera no sé hacia dónde nos lleva esto, 
No necesitamos entendernos cuando somos uno. 
Te quiero en cada uno de estos versos. 
Te quiero tal cual eres, no te juzgo. 


Lo nuestro nunca entenderá de fronteras 

Y cuando el malestar toque tu puerta o te invada la melancolía, 
Recuerda que eres dueña de mis pensamientos. 
Recuerda amor que lo nuestro, destruye a esos demonios. 

Esta eterna tarde trago bocanadas de añoranza. 
El cielo al borde del ocaso me recuerda tu sonrisa; 
El viento me susurra tu nombre, 
Se eriza mi piel y evoco cada una de tus risas.