14 mayo 2013

Perpleja

Las calles vacías de gente
dibujan mi lecho desnudo
invocan su ausencia absoluta
lo que atesorar no se pudo.

La ciudad me abraza imperiosa
con su gélida noche airada
proyectando en todo su rostro
y en todo rostro su mirada.

Prisionera de su apatía
sometida por su indolencia
plácida en el limbo dormía
ahogando su propia conciencia.

Mi corazón infatigable
de cantar iluso no deja
para una fémina inefable
pusilánime y perpleja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión: